domingo, 19 de diciembre de 2010

Árboles singulares de la Región de Murcia

La Región de Murcia cuenta con un ‘Catálogo de árboles monumentales' (CAM) con más de 1.100 ejemplares censados y clasificados según sus dimensiones, estado de conservación y antigüedad. Algunos de los mas conocidos son por ejemplo:
PINO DE LAS ÁGUILAS
Un  árbol de récord Guinness: el Pino de las Águilas pasa por ser el mayor pino carrasco del mundo por las enormes dimensiones de su copa, que forma una gran carpa vegetal alrededor del tronco, de más de seis metros de perímetro. Este pino crece majestuoso en el Campo del Cajitán (Mula)


CIPRÉS DE LAS CARMELITAS
Uno de los cipreses del claustro del antiguo convento de las Carmelitas de Caravaca es el más antiguo de España, pues fue plantado en el siglo XVII, justo después de la construcción del edificio.Por estar en un convento de clausura. Sólo podía avistarse su copa desde los edificios cercanos, gracias a sus más de 22 metros de altura. 



LA OLIVERA GORDA DE RICOTE
Seguramente el árbol más antiguo de la Región. Su enorme tronco, de 6,25 metros de perímetro y 7 metros de altura, está surcado por impresionantes venas leñosas por donde corren historias y leyendas, como la que atestigua que bajo su copa se coronó como rey el entonces caudillo musulmán de Tudmir, Ibn-Ju, hace más de 800 años.



FICUS DE SANTO DOMINGO
En pleno centro de la ciudad de Murcia crece uno de los árboles más voluminosos de la Región, tan grande que para abarcarlo con la vista hay que situarse a cierta distancia. El ficus de la plaza de Santo Domingo se basta él solito para dar sombra a buena parte de la plaza.
EL TARAY DE LO SANTERO.


Es uno de los tarays más significativos de España. Se localiza en El Albardinal, en Torre Pacheco, y presenta un perímetro de 5'20 m.


  Entre los ejemplares de árboles más destacables los hay de gran perímetro (Garrofero del Talayón), de gran altura (Eucalipto de La Marquesa), antiguos (Sabinas de Pliego), históricos (Olivera de Ricote), que han servido de lindero entre comunidades autónomas (Pino de la Manresa) o árboles únicos en su especie (Enebro Albar de Cañada de la Cruz).



viernes, 17 de diciembre de 2010

Árboles singulares de la provincia de Albacete


La Noguera del Arco (Socovos), La Noguera del Arco es un nogal de una edad estimada de ochocientos años, declarado "árbol singular" en 2003. Algunos especialistas aseguran que se remonta a la época musulmana y que está entre los nogales más añosos de Europa, si no es el más antiguo. .
El pino salgareño del Romero (Nérpio), el de mayor cuerda de la región, 
El pino  del Nevazo (Letur), es un Pino Rodero o Resinero (pinus pinaster), se encuentra en una ladera de vegetación arbórea donde se localizan además de pinos, Encinas y Matorral ArbustivoDestaca varios metros por encima del resto de los árboles dada su altura 18 m. Presenta una copa enorme muy aclarada por donde deja ver el complejo ramaje que le da forma. 
 Las Sabinas albares de LeturMuy cerca del pino  del Nevazo se encuentra la Sabina Albar- Imiperus Thurifera -en una zona arbolada en la que conviven Encinas de pequeño tamaño o Chaparros, Pinos Negrales y abundante vegetación mediterránea de parte arbustivo. Mide 16 m y tiene dos pies gruesos que surgen de la base y se ramifican de forma múltiple. La copa es irregular y más ancha en su parte superior. Tiene varios agujeros realizados por pájaros carpinteros para instalar su nido.
El Pino Gordo del Toril
El Pino Gordo del Toril en Molinicos, es un formidable Ejemplar de pino laricio, se encuentra en un hermoso paraje, situado justo al final del Collado del Toril, y resguardado debajo de la cuerda de los Gallineros, la cual constituye la frontera natural entre los municipios de Paterna del Madera y Cañada de Provencio (Molinicos ).

PinoRoble (Sierra Peñascosa)

En Peñascosa se encuentra el célebre pino-roble, que es una verdadera curiosidad botánica, extraña simbiosis entre un roble y un pino que nace de su tronco.
Este árbol forma parte del escudo de la localidad. Se encuentra a unos 5 km de Peñascosa, junto a la pista que conduce a los campamentos del Mal Paso y de la Fuente de la Peña.

El Plantón del Covacho (Nerpio), a orillas del río Taibilla y a unos 2 km del bello municipio de Nerpio, El Plantón del Covacho, árbol singular y majestuoso era un nogal de más de 500 años que ha supuesto una de las joyas del municipio de Nerpio. Declarado, monumento natural, este árbol, que creció a las orillas del Taibilla, contaba con 23,5 metros de altura y de 6 metros de cuerda, y era considerado el símbolo vivo del pueblo.y  ha terminado secándose.



jueves, 16 de diciembre de 2010

A LA ORILLA DE UN AZARBE

A partir del Azud de la Contrapasada en  Javalí Nuevo el agua del río Segura, el Thader de los romanos, parten canales y acequias de diferente anchura y capacidad, formando una red con una jerarquía de mayor a menor en lo que se conoce como distribución o reparto de “aguas vivas”, que se complementa con un sistema de drenaje complementario o de “aguas muertas”, que era el que devolvía de nuevo al río el agua sobrante de riego y de la propia escorrentía. La huerta murciana en general usaba un complejo sistema de riego mediante el aprovisionamiento y recogida de aguas sobrantes para su posterior reutilización y constituye el ejemplo más antiguo y aprovechado de riego de extensos territorios.



La Acequia Mayor de la margen meridional se conoce como Barreras, Alquibla o de MediodíaEn  árabe (l-qالقبلة aībla).
Alquibla denomina genéricamente a La dirección que apunta hacia la  (Meca) .
La Acequia Mayor por la margen septentrional se conoce como  la Aljufía y en ella esta la rueda de la Ñora.

La tercera Acequia Mayor, también por el norte es la de Churra la Nueva.
Las acequias mayores se dividen en acequias menores,luego brazales y regaeras distribuían el agua a partir de cada acequia menor; los brazales a los sectores o partes de cada heredamiento y las “regaeras” a cada huerta o parcela concreta. Los brazales tomaban el nombre de hilas o hijuelas si partían de una acequia mayor.
Finalizado el recorrido del agua, las aguas sobrantes volvían a las acequias mayores mediante azarbetas y azarbes.
No hace mucho tiempo los  azarbes murcianos  gozaban de un pequeño ecosistema formado por pequeños vertebrados e invertebrados, y plantas autóctonas de nuestra Vega, sin embargo hoy en día, la falta de conciencia los ha transformado en auténticos vertederos  y donde hace años  fluía el agua  para  regadío, hoy arrastra  cieno y plásticos.

martes, 23 de noviembre de 2010

DOÑA REMEDIOS "JAMAS NADIE VIO EL FONDO DE SUS BOLSOS"

Tenia que escribirle algo a la fuerza, fue la profesora a la que mas temí y la que mas me quiso..gracias a  ella aprendimos a redactar, a escribir en limpio, a que nos podían llamar de usted y por el apellido, donde estaba el Alto Volta, y que los hellineros  arrastrábamos la ultima vocal al hablar..a callarnos en clase aunque no hubieras venido ese día..






Bueno, pues esto viene a colación porque después de tantos años alguien le ha reconocido el merito, La Asociación Cultural “Amigos de Hellín”, ha tenido a bien nombrar a Doña Remedios López Jiménez, "Amiga Distinguida de Hellin" en el apartado de educación. El Acto de reconocimiento se enmarco dentro de las XIV Jornadas Culturales que organiza la Asociación.
Además este año le han publicado,50 años después, un libro sobre su famosa tesis:(El habla de Hellin y  Tobarra. Tesis doctoral inédita. Universidad de Murcia. 1960.)Recopilada  en .http://www.llenguamaere.com/llibros.html y reconocida y usada por todo estudioso del panocho que se precie.

Esta ilustre tobarreña,estudio en la Universidad de Murcia donde acabó la licenciatura de Lengua y Literatura, en 1951, consiguió el doctorado y en 1953 aprobó las oposiciones a la cátedra del Instituto Cristóbal Lozano, “El Laboral”.
http://paparajota.blogspot.com/2009/04/instituto-laboral-de-hellin-1952.html
El primer año dio clase en el juzgado, que fue la primera sede del instituto, el segundo año pasaron a la Escuela de Artes y Oficios y ya en el tercer año se cambiaron al edificio que ocupa actualmente donde curso la mayoría de su vida académica , y aquí nos conocimos, fue nuestra profe  de lengua y nuestra tutora en el primer curso de la primera promoción del B.U.P. que se dio en este instituto .
En los años setenta, en su época de profesora en Hellín, estuvo en África, en el antiguo Alto Volta, actual  Burquina Faso, y a su vuelta  ayudo a fundar Medicus Mundi Albacete que recaudaría dinero, ropa, medicinas e instrumental medico para enviar a esa parte de Africa. http://www.medicusmundi.es/index.php/castillalamancha

En Hellín estuvo hasta el año 79, después  marchó para Albacete, con plaza   en el instituto nº 4.  donde le llego la merecidisima jubilación.

Para el que lo quiera buscar:
El habla de Hellín y Tobarra
AUTORA: LÓPEZ JIMENEZ, REMEDIOS - EDITORIAL: Compañía Española de Reprograf

ISBN: 978-84-92539-83-3 EAN: 9788492539833 PRECIO: 37 €

AÑO: 2010 LUGAR DE EDICIÓN: Madrid -PÁGINAS: 424



para el recuerdo, esta me la mando Alfaro

miércoles, 27 de octubre de 2010

COMO MI TIO MANOLO NO LO CONTABA NADIE..

EL CONDE SISEBUTO



A quince leguas de Pinto

y a treinta de Marmolejo,

existió un castillo viejo

que edificó Chindasvinto.



Perteneció a un gran señor

algo feudal y algo bruto;

se llamaba Sisebuto,

y su esposa, Leonor,




y Cunegunda, su hermana, 

y su madre, Berenguela, 

y una prima de su abuela

atendía por Mariana.



su cuñado, Vitelio,

y Cleopatra, su tía,

y su nieta, Rosalía,

y el hijo mayor, Rogelio.

Era una noche de invierno,
noche cruda y tenebrosa,
noche sombría, espantosa,
noche atroz, noche de infierno,


noche fría, noche helada,

noche triste, noche oscura, 

noche llena de amargura,

noche infausta, noche airada.

En el gótico salón, 
dormitaba Sisebuto, 
y un lebrel seco y enjuto
roncaba en el portalón.

Con quejido lastimero
el viento fuera silbaba,
e imponente se escuchaba
el ruido del aguacero.

Cabalgando en un corcel
de color verde botella, 
raudo como una centella
llega al castillo un doncel.

Empapada trae la ropa
por efecto de las aguas,
¡como no lleva paraguas
viene el pobre hecho una sopa!

Salta el foso, llega al muro,
la paterna está cerrada.
-¡Me ha dado mico mi amada!
-exclama-. ¡Vaya un apuro!

De pronto, algo que resbala
siente sobre su cabeza,
extiende el brazo, y tropieza
¡con la cuerda de una escala!

-¡Ah!...-dice con fiero acento.
-¡Ah!...-vuelve a decir gozoso.
-¡Ah!...-repite venturoso.
-¡Ah!...-otra vez, y así, hasta ciento.

Trepa que trepa que trepa, 
sube que sube que sube,
en brazos cae de un querube,
la hija del Conde, la Pepa.

En lujoso camarín
introduce a su amado,
y al notar que está mojado
le seca bien con serrín.

-Lisardo,...mi bien, mi anhelo,
único ser que yo adoro,
el de los cabellos de oro,
el de la nariz de cielo,

¿qué sientes, dí, dueño mío?
¿no sientes nada a mi lado?
¿qué sientes, Lisardo amado?
Y él responde:-Siento frío.

Frío has dicho? eso me espanta.
¿Frío has dicho? eso me inquieta.
No llevarás camiseta ¿verdad?...
 pues toma ponte esta manta.

-Ahora hablemos del cariño
que nuestras almas disloca.
Yo te amo como una loca.
-Yo te adoro como un niño.

-Mi pasión raya en locura,
si no me quieres me mato.
-La mía es un arrebato,
si me olvidas, me hago cura.

-¿Cura tú? ¡por Dios bendito!
No repitas esas frases,
¡en jamás de los jamases!
¡Pues estaría bonito!

Hija soy de Sisebuto
desde mi más tierna infancia,
y aunque es mucha mi arrogancia,
y aunque es un padre muy bruto,

y aunque temo sus furores,
y aunque sé a lo que me expongo,
huyamos...vamos al Congo,
a ocultar nuestros amores.

-Bien dicho, bien has hablado,
huyamos aunque se enojen,
y si algún día nos cojen,
¡que nos quiten lo bailado!


En esto, un ronco ladrido
retumba potente y fiero.
-¿Oyes?-dice el caballero-, 
es el perro que me ha olido.


Se abre una puerta excusada

y, cual terrible huracán,

entra un hombre.., luego un can...,

luego nadie..., luego nada...

-¡Hija infame!-ruge el Conde.
¿Qué haces con este señor?
¿Dónde has dejado mi honor?
¿Dónde?¿dónde?¿dónde?¿dónde?


Y tú, cobarde villano,

antipático, repara,

como señaló tu cara

con los dedos de mi mano.

Después, sacando un puñal,
de un solo golpe certero
le enterró el cortante acero
junto a la espina dorsal.

El joven, naturalmente,
la diño como un conejo.
Ella frunció el entrecejo
y enloqueció de repente.

También quedó el conde loco
de resultas del espanto,
y el perro...no llegó a tanto,
pero le faltó muy poco.

desde aquel día de horror
nada se volvió a saber
del conde, de su mujer,
la llamada Leonor,

de Cunegunda su hermana,
de su madre Berenguela,
de la prima de su abuela
que atendía por Mariana,

de su cuñado Vitelio,
de Cleopatra su tía,
de su nieta Rosalía
ni de su chico Rogelio.

Y aquí acaba la la leyenda
verídica, interesante,
romántica, fulminante, 
estremecedora, horrenda,

que de aquel castillo viejo
entenebrece el recinto,
a quince leguas de Pinto
y a treinta de Marmolejo.

______________________________________________