jueves, 10 de junio de 2010

Joyas botánicas: el" Cipote de Lobo "




Casualidad que mi hija optara por el Estudio
del Saladar de Agramon como proyecto de
investigacion, para darse uno cuenta de lo
que tiene cerca y desconoce; como aperitivo
os enseñare uan pequeña curiosidad botanica....
El Cynomorium coccineum L.







Hasta ahora no estaba muy claro que era esta planta.
Los botánicos, ante su extrañeza, la clasificaron
junto a otras plantas “raras” en un orden propio,
Balanophorales;(Flor en forma de ...) y con familia
propia, Cynomoriaceae.
Es un parásito que mediante haustorios se engancha
a las raíces de otras plantas, generalmente halofilas
del genero quenopodiáceas. Y como a las quenopodiáceas le
gustan los lugares “complicados” para vivir, al Cipote también.








Durante la Edad Media, los malteses atribuyeron a esta
planta poderes mágicos por lo que se le dio el nombre
de Hongo de Malta. Las inflorescencias secas de
C. coccineum eran empleadas por los cruzados para el
tratamiento de problemas sexuales, e incluso utilizadas
como ofrenda a los reyes de Europa. Esta planta estuvo
a punto de extinguirse debido a las propiedades mágicas
y curativas que se le atribuían.
En España es muy difícil de encontrar, ya que los
saladares son escasos y en algun caso deteriorados.
Esta catalogada como especie vulnerable en los Atlas de
flora vascular amenazada de la península, y aun es posible
observarlo en el Cabo de Gata, en Saladares de Alicante y en
Albacete, donde se había datado en el Saladar de Cordovilla
y este año vuelto a encontrar en La microreserva del
Saladar de Agramon.

http://www.turismocastillalamancha.com/naturaleza/microrreserva-saladar-de-agramon/

2 comentarios:

Antonio Martinez Mata dijo...

Hola quiero hacer un estudio de esta planta tan característica pero no se cuando está en todo su explendór, ¿sabría decirme cuando o en que época del año o mes se pueden ver?

Alfredo Olivares dijo...

Nosotros la encontramos en primavera...por lo que dadas las temperaturas de Albacete pienso que abril y mayo es la mejor época para ver buenos ejemplares.
También coincide con la mayor envergadura de las plantas a las que parásita..